Mi Crisis de los 29

El viernes pasado, 15 de abril, cumplí 29 años. Me encantaría decir que pasé la semana en un viaje de autodescubrimiento y que el día de mi cumpleaños evolucioné como Evee a Flareon (es mi Pokèmon favorito), pero la verdad es que pasé la mayor parte de 48 horas tirado en mi cama, viendo Community e Inventing Anna.


Irene y yo planeábamos pasar el final de la Semana Santa de Misiones; visitando comunidades, escuchando a la gente y ayudándo en lo que pudiésemos. Lo hemos hecho varias veces antes, y esta era nuestra primera oportunidad de hacerlo post-pandemia. Pero nuestros planes cambiaron a última hora: fuimos des-invitados por la monja (lo cual se sintió como un rechazo divino), y me quedé contemplando el significado del último año de mi tercera década desde la comodidad de mi hogar.


Tal vez la mayoría de las personas no piensen tanto en algo como el significado de los 29, pero muchísima gente lo actúa. 48% de los maratonistas primerizos están en el último año de una década (hay el doble de corredores con 29 años que con 28 o 30). Los psicólogos sociales Adam Alter y Hal Hershfield (de quienes conseguí esta estadística; gracias al libro When, de Daniel Pink), han identificado todo un patrón de conductas entre las personas que están a punto de cumplir una nueva década. Básicamente, es inevitable confrontar el significado de tu vida y tus logros hasta la fecha cuando tienes 29, 39, o 49.


En mi caso, y creo que en la transición de 20's a 30's en general, el cambio es radical. Hace 9 años estudiaba Derecho, estaba con mi primera novia, era guía de campamento, y no tenía la menor idea de qué iba a hacer con mi vida. Vendía choripanes con mis amigos en el recreo de nuestro colegio y tenía una banda de rock con, posiblemente, el nombre más patético de la historia de la música (Sin Sonido). Mi vida ahora es completamente distinta, y va a cambiar aún más en los próximos años.


Por ahora, no tengo respuestas. Tengo muchas preguntas, y eso es lo que quiero compartir hoy. La pregunta más relevante es: ¿cómo hago que el último año de mis 20's sea valioso para mí, para mi familia y para el mundo en general? Pero intentar contestar esa pregunta es como atacar una hidra: cada respuesta abre siete preguntas más. Por eso, por lo pronto, quiero cerrar este post con Siete Preguntas para Comenzar mis 29:


  1. ¿Cuál es el mayor bien al que puedo apuntar?

  2. ¿Cómo puedo adoptar tanta responsabilidad como pueda; por mí, por mi familia y por "el sufrimiento del mundo"?

  3. ¿Qué me hace sentir vivo y qué me resta vida?

  4. ¿Cómo puedo invertir mi tiempo, y cómo lo estoy malgastando?

  5. ¿Cómo puedo invertir mi dinero, y cómo lo estoy malgastando?

  6. ¿Qué estoy dejando de hacer por miedo, inseguridad, o porque me da paja?

  7. ¿Quién es la persona en quien quiero convertirme; qué piensa, siente, dice y hace?

That's all, folks! Bienvenidos de vuelta al blog.



41 views0 comments

Recent Posts

See All

El aprendizaje es emocional. Los cambios profundos (cambios de mentalidad, de creencia o de comportamiento) no se logran solamente con información. Todos conocemos a algún médico fumador o alcohólico,